La dura crisis económica que ha azotado a nuestro país, y cuyos efectos continúan padeciéndose hoy en día, ha llevado a empresas, autónomos y particulares a niveles de endeudamiento inasumibles desembocando en que dichos agentes económicos se hallen en situación de insolvencia sin posibilidad de remediar la situación.

Más grave resulta la situación de las personas físicas, tanto autónomos como consumidores o personas naturales no comerciantes, que se ven atrapados de por vida respondiendo personalmente de todas las deudas con bienes presentes y futuros, tal y como establece la legislación ordinaria en el vigente código civil en su articulo 1911, a lo que hay que unir toda la conocida problemática de las ejecuciones hipotecarias.

Las empresas -personas jurídicas- se concursan, liquidan, extinguen y cancelan de los registros públicos; pero a las personas físicas o naturales…no es posible. Siguen viviendo muchos años, respondiendo universalmente de sus deudas con bienes presentes y futuros. Así, cuando el deudor, de buena fe, persona natural, tiene una deuda completamente inasumible, el sistema jurídico busca mecanismos para otorgarle una segunda oportunidad.

Como respuesta a la crisis económica, desde el año 2014, se dieron una serie de modificaciones estructurales de la ley concursal para que los emprendedores vuelvan a tener acceso a financiación y desarrollar su vida personal y familiar en mejores condiciones.

¿Qué es la segunda oportunidad?

Se le llama así al beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho, es decir de la exoneración de las deudas que al final del proceso no se pueden pagar. A este beneficio sólo pueden acceder los deudores de buena fe, para lo cual deben concurrir los siguientes requisitos:

·        Que el deudor no haya sido condenado por sentencia firme por delitos contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, falsedad documental, contra el orden socioeconómico, o falsedad documental contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social, o derechos de los trabajadores, en los diez años anteriores a la declaración del concurso.

·        Que el concurso no haya sido declarado culpable

·        Que haya celebrado o intentado celebrar un acuerdo extrajudicial de pagos; entre otros.

Según nuestra experiencia, muchas personas tienen dudas o desconocen que reúnen estos requisitos. Por eso, es necesario que conversemos contigo personalmente para analizar tu caso y darte la mejor solución.

¿Quiénes se puede beneficiar de la segunda oportunidad?

1.      Empresario Individual, persona física.

2.      Profesionales y autónomos.

3.      Asalariados, pensionistas, consumidores, etc (persona natural no comerciante)

¿Cuáles son los efectos prácticos de iniciar un expediente de intento de acuerdo extrajudicial de pagos y posterior acogimiento a la segunda oportunidad?

Te colocamos en una mejor posición para negociar con tus acreedores, en la que además podemos impedir o suspender las ejecuciones judiciales de tu deuda.

Nuestro despacho se siente orgulloso de obtener un 100% de éxito en todos estos procedimientos.